Calle de Iruya de noche, luego de que cayera una suave llovizna.

Una calle de Iruya de noche, después de la llovizna

IRUYA, Salta, Argentina, 29/04/19.- Luego de que cayera la llovizna, una calle de Iruya de noche luce brillante y refleja las luces. Poesía en imagen. Sensaciones que entran por los ojos. Iruya tiene un encanto especial por la noche, que invita a recorrerla.

El silencio llama la atención; poco movimiento, pocas personas transitan por las calles empedradas. Los comercios cierran temprano y los vecinos se retiran a sus casas. Algunas personas quedan en un bar o comedor, compartiendo momentos de amistad sin algarabías. Y por las calles reina la tranquilidad; no hay gritos, no hay sirenas, no hay bocinazos ni frenadas bruscas.


Iruya de noche: una calle mojada por la llovizna.

Una calle de Iruya de noche es como las demás. Agradable, tranquila y silenciosa. Las fachadas de las casas saludan con su silencioso orgullo al paseante. Las puertas descansan por las noches; saben que al día siguiente tendrán movimiento. El sonido de los pasos se escucha con un efecto envolvente que le da profundidad.

El caminar por las calles de Iruya por las noches debe hacerse prestando atención. Las piedras desiguales que cubren el suelo y las pendientes obligan a hacerlo, en especial a quien no está acostumbrado. Y mucho más si están mojadas por una llovizna.
(Ph: @martin.der.fotografia). — en NOTIRUYA – El Periódico de Iruy.

2 comentarios en “Una calle de Iruya de noche, después de la llovizna”

  1. Pingback: 2 Fotos de Iruya - Callecitas del pueblo para descubrir y recorrer - notiruya

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: