Viviendas del IPV en Iruya, en estado de abandono.

Viviendas del IPV en Iruya, en estado de abandono

23/01/22.- Las viviendas del IPV en Iruya, están deteriorándose, desocupadas y sin cuidado alguno. Tierra y barro cubren gran parte del ingreso a las mismas. Y más ahora, en época de lluvias.

Un conflicto por la titularidad de las tierras impide hasta el momento que los adjudicatarios puedan ocupar las viviendas. El desacuerdo está planteado entre la provincia de Salta y la Finca El Potrero, un centro comunitario de Iruya que abarca las localidades de San Isidro, San Juan, Chiyayoc, Capilla y parte de Iruya misma.

Los concejales Gloria Herrera y Felipe Velasquez solicitaron al intendente Eugenio Herrera un informe acerca del estado legal de las viviendas, pero hasta el momento no han obtenido respuesta alguna.

Mientras tanto, desde diciembre de 2019, las casas están abandonadas. Y se deterioran. Y lo que es aún peor, las familias destinatarias siguen sin poder ocuparlas.

Un conflicto que perjudica sólo a los iruyanos

El conflicto por las tierras existe desde hace años. Para darle una solución, sería importante poder establecer los límites entre la Finca El Potrero y el pueblo de Iruya. El anterior gobierno provincial estableció que las tierras eran municipales, y por ello construyó las viviendas. La Finca Potrero aduce que son tierras que le pertenecen por derecho ancestral. Y por la fuerza, su delegado Bernabé Montellanos colocó un alambrado en pleno camino vecinal. Diciendo que era un mandato de la Asamblea de la Finca.

Es simbólico que el alambrado fuera colocado el mismo día en que asumía el intendente Eugenio Herrera: 10 de diciembre de 2019. Días después, un grupo de unos cien vecinos autoconvocados quitó el cerco de alambre delante del mismo Montellanos, quien amenazaba con volver a alambrar.

Lo llamativo es que Montellanos colocó el alambrado en el camino que conduce a La Cruz, un lugar emblemático para los vecinos de Iruya. Esta situación causó el enojo de muchos iruyanos, que decidieron no permitir que sus derechos fueran avasallados.

El conflicto es complejo y tiene muchos aspectos que es necesario conocer para poder comprenderlo en su totalidad. Pero hay algo que es innegable: los únicos perjudicados son iruyanos, vecinos del municipio.

Casas del IPV en Iruya, sin dueño

Las viviendas del IPV en Iruya están allí, deteriorándose, sin que nadie las ocupe. Según el concejal Felipe Velasquez, hay familias que podrían tener su lugar para vivir, en lugar de hacerlo en dependencias de la municipalidad. «No puede ser que haya familias viviendo en el municipio. No sé qué problema hay con las viviendas. Hemos pedido informes pero (el intendente) no nos ha hecho llegar nada», expresó Velasquez.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: