Una mañana en Iruya, invita a dar un paseo.

Una mañana en Iruya, luces y sombras

11/12/21.- Una mañana en Iruya. El sol asoma por sobre los cerros y va iluminando el pueblo tranquilo. Mientras algunas partes aún están en sombras, varias casas reciben la luz del sol en su fachada.

El aire puro, la paz, la belleza del paisaje, actúan como incentivos para dar un paseo. El cielo asoma celeste, con apenas unas nubecillas etéreas que lo cruzan. Y la brisa suave se deja oir en el murmullo de las hojas de un árbol juguetón.

Iruya ofrece una cálida caricia a los sentidos. Sin duda, un lugar como pocos. (Ph: Héctor Botero)

1 comentario en “Una mañana en Iruya, luces y sombras”

  1. Raros paisajes, rupturas montañosas, rios disecados, humanidades ensambladas al paisaje, realidades de vida cuya plenitud halla vértice con una existencia apartada del bullicio y el vértigo.
    Hermosa realidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: