Todos Santos en Iruya, una tradición que sigue viva

IRUYA, Salta, Argentina, 02/11/20.- Ayer y hoy tuvo lugar la celebración de Todos Santos en Iruya. Una tradición que sigue viva a pesar del paso del tiempo, aunque este año se llevó a cabo una versión más familiar.

Esta costumbre tiene raíces prehispánicas y recibió la influencia del catolicismo; es un ejemplo de sincretismo entre la cultura originaria y la europea.
Cada familia amasa y hornea las ofrendas, que son panes hechos con diferentes formas. Estas tienen forma de cruz, de escalera o de diferentes animales; también se hacen con formas más abstractas.


Todos Santos en Iruya 2020, una celebración reducida

Las ofrendas se colocan, el 1ro de noviembre, en una mesa preparada con comida y bebida. Y las almas de los difuntos, las almitas, vienen a comer los alimentos ofrecidos.
La mesa se deja servida durante toda la noche, hasta el día siguiente. Las familias concurren el 2 de noviembre a una misa por los difuntos que se celebra en el cementerio. Después de la misa, se colocan las nuevas coronas de coloridas flores de plástico en las tumbas.

La misa se transmitió por radio este año a causa de la pandemia, para evitar la aglomeración de personas. Normalmente, luego de la misa, la gente se junta en grupos y concurren a las casas, donde comparten la comida y la bebida. Las ofrendas se reparten al final entre los asistentes, reservando una parte para la familia anfitriona.

La celebración fue reducida este año, realizándose en algunos grupos familiares. La pandemia por COVID-19 tuvo como consecuencia que este y otros festejos se realizaran de forma muy diferente.


Mesa preparada con ofrendas, Todos Santos en Iruya.
Mesa con ofrendas, familia de doña Asunta Maidana y don Ricardo Canchi.

Un comentario sobre «Todos Santos en Iruya, una tradición que sigue viva»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: