Memoris Nocturnae 08/11: Drácula, Chopin y otros personajes

IRUYA, Salta, Argentina, 14/11/20.- Hoy presentamos el video Memoris Nocturnae 08/11/20, un viaje cultural en el tiempo.

Aclaración importante: por falta de señal de internet debido a
cambios en el servicio, se publican hoy las efemérides culturales
correspondientes al 08 de noviembre. Gracias por tu comprensión.


La propuesta de efemérides culturales de este capítulo comienza con Hernán Cortés, su llegada a Tenochtitlán y el encuentro con Moctezuma. Tiempo después los españoles, con ayuda de una coalición de pueblos indígenas, toman la ciudad y cae el Imperio azteca.

El viaje cultural salta al senado romano, donde Catón repetía la frase que se le suele atribuir: «Delenda est Cartago«. La frase, ya fuera dicha o no por Catón, se refiere a la idea que el político y militar romano tenía. Había que destruir a Cartago, la ciudad del norte de África (hoy Túnez) que fuera fundada por los fenicios en el siglo IX a.C.
Cartago se oponía firmemente a Roma, pero finalmente, después de las Guerras Púnicas, cayó en el año 146 a.C. frente a la República romana.

Continuando el viaje, el Museo del Louvre abre sus puertas al público en 1793. La Gioconda, de Leonardo da Vinci, figura entre los tesoros culturales que allí se exponen.


Memoris Nocturnae 08/11, efemérides culturales.

Ir al video


El periplo continúa en Alemania: en 1895, Wilhelm Konrad Roentgen descubre los rayos X al experimentar con los nuevos rayos catódicos.
Luego continúan Estados Unidos con John Fitzgerald Kennedy y Grecia con la tumba de Filipo II de Macedonia. España también aparece, con su producción de energía eólica. Y Donald Trump, en 1916, se convierte en el presidente número 45 de Estados Unidos.

Memoris Nocturnae 08/11 continúa en los Cárpatos con el conde Drácula, con una sorprendente teatralización por parte de Jorge Vuelta. La actuación va creciendo en intensidad hasta producirse una catarsis liberadora, produciéndose una bienvenida relajación. La olla a presión ha liberado su contenido inquietante y pernicioso.

El viaje deriva en momentos plenos de calma y bella música romántica que alimenta el espíritu. Frédéric Chopin llega a la Isla de Mallorca, en compañía de George Sand. De fondo, como música celestial, suena un piano: el Nocturno Op. 9, N° 2 en Mi bemol mayor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: