¿Lectura en soporte papel o soporte digital?

Por Laura Isabel Missana

Leer es una actividad que se realiza durante toda nuestra vida: leer carteles, una receta, una invitación, las señales de tránsito, informarse en un área determinada, sin embargo, el avance de la tecnología ya ha cambiado la forma en que se lee y cómo se realiza esta interpretación.

La presencia de los avances tecnológicos en casi todos los ámbitos de la vida ha llevado a la lectura cada vez más cerca de las pantallas y lejos del papel, aunque por otra parte la tecnología ha facilitado leer a lo largo de todo el día, en lugares tan diferentes que antes ni se pensaba, como por ejemplo en la espera de turno, en la calle, caminando, en la parada de transporte, en una fiesta o en la montaña.

Por esta razón, porque estamos inmersos en un mundo digital, no se puede dejar de nombrar los cambios que trae cada soporte; después cada lector elegirá el suyo, ya que lejos de competir ambos se complementan.

Un cambio de leer en soporte digital es su potencial para disminuir nuestra capacidad de interpretación, ya que un estudio realizado por la científica noruega Anne Mangen revela cómo la comprensión lectora es diferente cuando el texto se encuentra en papel que cuando se lee en soporte digital: “uno de los efectos es que el texto digital hace que leamos de una manera más superficial, menos centrada”. Por eso, cuando se trate de leer textos complejos para ser analizados o interpretarlos se recomienda la lectura en soporte papel.

Además, otra de las variables que se han dado con el uso de la tecnología es obtener la concentración; esta es cada vez más difícil en determinados dispositivos a causa de las notificaciones que llegan, la modificación de la iluminación o la tentación de acceder a alguna de las otras aplicaciones, lo que hace que cambie el foco de atención y se originan problemas de concentración. En cambio, con el libro en la mano se pueden silenciar todos los dispositivos y concentrarse en la hoja que se tiene al frente.

Por otra parte, leer un libro en soporte papel exige sensaciones cognitivas y una participación de emociones mayor para acceder a esa riqueza de imágenes a la que se siente al leer un libro digital.

Hay diferencias evidentes entre los dos tipos de soporte, pero no presupone que un medio sea superior a otro, sino que ambos son mucho más distintos de lo que se piensa; sin embargo quien tenga el hábito de leer lo hará en cualquier formato.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: