Juicio por el crimen del turista francés en Iruya: condena y dudas

25/11/20.- El juicio por el crimen del turista francés Mathieu Martin en Iruya, concluyó ayer. Los jueces Guillermo Pereyra, Mónica Mukdsi y José Luis Riera, de la Sala VI del Tribunal de Juicio de Salta, condenaron a Juan Cuevas a 13 años de prisión efectiva por el delito de homicidio simple en perjuicio de Martin. Por otro lado, Froilán Cuevas, hermano del condenado, fue absuelto por el beneficio de la duda.

Los jueces dispusieron el traslado de Juan Cuevas a la Unidad Carcelaria 1 de Salta, y también la extracción de material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), para su incorporación al Banco de Datos Genéticos.

El fallecimiento de Mathieu Martin fue consignado en el Registro Civil de Salta. Se notificó además a sus familiares en Francia.


Lectura de alegatos en el juicio por el crimen del turista francés.
Lectura de los alegatos, Sala VI del Tribunal del Juicio de Salta.

Algunos detalles del juicio

Los acusados, los dos hermanos Cuevas, decidieron no hacer uso de sus últimas palabras. Previamente, el viernes 20 habían asegurado no ser los autores del hecho. Además, ambos afirmaron que fueron obligados a confesar el crimen luego de sufrir maltratos de la policía que los detuvo en Iruya.

Meses atrás, ocho policías acusados por los hermanos Cuevas de apremios ilegales en su contra, fueron sobreseídos en otro juicio anterior.
Los fiscales Ramiro Ramos Ossorio y Pablo Rivero defendieron a la policía, diciendo que «actuó acorde a derecho. Quedó constatado médica y jurídicamente que el personal policial no golpeó a los Cuevas».

Ramos Ossorio y Rivero habían solicitado 20 años de prisión para Juan y 12 para Froilán, como coautores. Mientras que Pablo Tobío, el abogado defensor, pidió la absolución lisa y llana o, eventualmente, la absolución por el beneficio de la duda. «No hay una sola prueba de que Martin haya muerto de forma violenta y por accionar de los Cuevas», puntualizó. Tobío dijo que un grupo de policías presionó a Froilán y a su hermana Rosa para incriminar a Juan. Agregó que la Fiscalía no tenía un nivel de certeza para fundamentar el pedido de condena.

Dudas que no quedaron resueltas

  • El juicio por el crimen del turista francés dejó varios interrogantes sin respuesta convincente.
    La familia de Mathieu Martin, a través de su abogado Matías Adet, pidió desde Francia la absolución de los Cuevas. Tanto Claude y Patrice Martin, padre y madre de Mathieu, como su hermana Perrine, entienden que no encontraron ninguna prueba irrefutable para señalar su culpabilidad o inocencia.
  • «Sr. Adet, este juicio no nos trajo ninguna respuesta pero sí muchas preguntas. Ningún elemento irrefutable ha demostrado la culpabilidad o no de los hermanos Cuevas. Ninguna prueba científica de los expertos sobre los elementos presentados. Hoy para nosotros, como siempre, tenemos la misma pregunta, ¿qué pasó?, ¿dónde está Mathieu?«, expresó la familia en una carta a su abogado.
  • Algunas de las pruebas que esgrimió la Fiscalía tienen que ver con elementos encontrados en el domicilio de los Cuevas. Un pantalon similar al que usaba Martin, de origen extranjero, que estaba roto y quemado. Además, un cinturón; una botella con suplemento que no se puede adquirir donde vivían los Cuevas. También un adaptador de USB cuando no tienen electricidad. Una linterna tipo minero y un cuchillo, que se secuestraron del techo. La Fiscalía reconoció que no había certeza de que fueran las cosas de Martin, pero coinciden con elementos que usaba o podría haber llevado con él.

Más dudas

  • Ahora bien, la suposición de que el joven podría haber llevado con él esos elementos, ¿prueba algo? El cuestionamiento fiscal apuntó a que los hermanos realizaron una fogata y quemaron cosas, como una remera con inscripción de una consigna de la cultura europea, una cámara Kodak de la que se recuperó una chapa. Sin embargo, en la zona existe la costumbre de quemar la basura; esto se hace casi en cada casa.
  • También se secuestró a los hermanos una pulsera que fue peritada y binoculares que tienen un fragmento roto. «Lo importante es saber si los Cuevas podrían adquirir estos elementos», señaló Ramos Ossorio en otro argumento no muy convincente.
  • Las pericias realizadas a Froilán Cuevas son contradictorias. Las psicólogas dijeron que tiene mentalidad psicopática y manipuladora. Pero las psiquiatras afirmaron que tiene «pensamiento concreto«. Esto último quiere decir que «no puede elaborar hipótesis o pergeñar cómo ocultar un cuerpo o su participación (en un delito)».
    Al respecto, la asesora de incapaces Noelia Pérez calificó las pericias psiquiátricas de «tendenciosas» y obsecuentes con el Ministerio Público Fiscal.
    Froilán fue declarado con discapacidad en 2018 en un proceso de familia.
  • Los ocho policías acusados de apremios ilegales por los Cuevas fueron absueltos en un juicio anterior, en mayo de este año. El fiscal penal Marcos Ezequiel Molinatti representó al Ministerio Público en la audiencia de debate desarrollada en contra de los ocho policías.
    El abogado defensor de los Cuevas, Pablo Tobío, alegó que en ese proceso el fiscal Molinatti no entrevistó a los hermanos y que no tuvieron acompañamiento de un asesor de incapaces.

Conclusiones que llevan a pensar

Mathieu Martin (32), mochilero experimentado, viajaba por el noroeste argentino en 2018. El 8 de agosto de ese año, desde Tilcara, se comunicó por última vez con su familia. Martin dijo que iría a Iruya y luego hacia el este, para pasar a Bolivia, y luego a Paraguay y Brasil. El plan consistía en reencontrarse con la familia en diciembre, en Iguazú.

Tiempo después, su familia, al no tener más noticias, dio aviso a la policía. Se realizó una intensa búsqueda, en la que participó Policía Federal, Gendarmería, el Ejército Nacional y grupos especiales de búsqueda y rescate.

La búsqueda comenzó en Jujuy pero las investigaciones llevaron a Iruya. Y de Iruya al paraje Peña Negra, a 15 minutos de Huacaloma, donde residen los hermanos Cuevas. Mathieu Martin fue visto por última vez el 15 de agosto de 2018, en ese paraje desolado, a unos 21 km en línea recta desde Iruya.

El hecho de que nunca se encontrara el cuerpo es un misterio. El juicio por el crimen del turista francés, realizado más de dos años después, arroja más dudas que certezas. Queda flotando la sensación de que había que encontrar un culpable a como diera lugar.

La única certeza es que desapareció. El por qué, el quién, el cómo, el cuándo, no están claros.
Y una pregunta final, que tal vez jamás tenga respuesta: ¿qué pasó verdaderamente con Mathieu Martin?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: