Una mirada hacia la comunidad de Casa Grande, en Iruya

CASA GRANDE, Iruya, Salta, 15/06/19.- Para llegar aquí, no hay camino vehicular. Esta comunidad está situada en un paraje distante a unas cuatro horas caminando desde Iruya, por senderos de montaña o, como se los suele denominar, senderos de herradura.
La foto fue tomada unos años atrás, sin embargo hoy, como muestra una triste realidad, el lugar está absolutamente deshabitado. La última familia que allí vivía dejó Casa Grande hace ya un tiempo.

Sucede que ni los gobiernos ni las instituciones que representan a los pueblos originarios han logrado algo que parece hasta el momento inevitable: evitar la migración desde estos parajes alejados hacia las ciudades. El resultado es que cada año la población rural de Iruya decrece. (Ph: Nicolás Gutierrez). 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: