En Salta, una ley que propicia reducir el consumo de sodio para evitar enfermedades

SALTA, Argentina, 01/10/20.- La 4ª Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en Argentina en 2019, alerta sobre el avance de patologías asociadas a la malnutrición por exceso. Afecta a diferentes grupos poblacionales y se inicia cada vez más a edades muy tempranas.

Recientemente, las cámaras de Diputados y de Senadores aprobaron la ley presentada por la diputada provincial Isabel De Vita que tiene por objeto promover la reducción del consumo de sodio en la población, en consonancia con la Declaración Política sobre la Prevención y el Control de las ECNT (enfermedades crónicas no transmisibles) realizada por la ONU.


Diputada Isabel De Vita.



La legisladora señala que es necesario aunar esfuerzos con el objetivo de reducir los factores de riesgo de las enfermedades referidas y en lo concerniente a alimentación inadecuada resulta prioritario reducir el consumo de sodio, ya sea el incorporado en la elaboración de alimentos procesados como el adicionado al momento de la cocción y/o de forma previa a la ingesta de los mismos.

Cabe destacar que la ingesta de sodio se encuentra asociada a diversas ECNT como lo son la hipertensión arterial, las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, renales entre otras, las cuales constituyen las principales causas de morbimortalidad en el mundo. Las personas que padecen estas enfermedades conforman un grupo que a su vez es más vulnerable a la pandemia por COVID-19 que afecta a todo el planeta.

Existe amplia evidencia científica para considerar la hipertensión arterial (HTA) como el factor de riesgo de mayor peso en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que está fuertemente asociada a la ocurrencia de diversas patologías como la enfermedad cerebrovascular, la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca, la fibrilación auricular, las enfermedades de la aorta y arterias periféricas, la demencia, la insuficiencia renal y la retinopatía. Su prevalencia impacta negativamente en la mortalidad total, en la discapacidad y en los costos socio-sanitarios.

Isabel De Vita señala que mejor es prevenir que curar, no sólo por la reducción de gastos destinados a tratar los enfermos, sino porque la calidad de vida de las personas se ve totalmente afectada. Por ello esta ley, más allá de establecer la obligatoriedad de reducir el sodio en la alimentación para proteger a la población, también tiene en cuenta la inclusión de mensajes sanitarios en la publicidad de productos con contenido de sodio y en los rotulados de los alimentos, que adviertan sobre los riesgos que implica su consumo excesivo. Los establecimientos gastronómicos también deben sumarse a este esfuerzo incorporando mensajes sanitarios, ofreciendo menús con reducción de sodio, sin sal agregada, disponiendo de sal en sobres y sal con bajo contenido de sodio.

«Vengo trabajando en lo que es la epidemia del siglo: las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT)”, expresó la diputada De Vita. (Foto de portada: Pablo Harvey).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: