El beso de la Luna con Marte visto desde El Rinconcito de Ítalo, en las yungas jujeñas


Fotos: Ítalo
Figueroa

IRUYA, Salta, Argentina, 06/09/20.- Anoche se produjo un evento astronómico muy interesante: la Luna, en el momento culminante de su fase creciente, se cruzó con Marte y se alinearon de tal forma que se los pudo ver bien cerca, escena que ha dado en llamarse el «beso» entre los dos astros.

Este cruzamiento entre nuestro satélite y Marte ocurre debido al movimiento natural de los planetas alrededor del Sol, y pudo verse en todo el país (condiciones meteorológicas mediante en algunas zonas). Se produjo de forma gradual durante toda la noche hasta las primeras horas de hoy, Domingo.

El fenómeno astronómico recibe el nombre de conjunción, y se produce cuando dos o más cuerpos en una región del cielo se acercan y pueden ser observados desde la Tierra, en este caso.
Como los astros se encuentran a diferente latitud celeste, se aproximan mucho pero no coinciden, pasando uno por delante del otro, dando esa sensación de estar casi juntos.

En el caso de este evento entre la Luna y Marte, que como se dijo recibe el nombre de conjunción, fue visible desde la Tierra; pero la aparente cercanía entre los dos astros es sólo una ilusión óptica producto de la posición relativa entre los tres cuerpos celestes. Por supuesto, si alguien pudiera verlo situado en otro lugar que no fuera la Tierra, no experimentaría visualmente esa sensación de cercanía que, románticamente, ha recibido el nombre de «beso».

Y ese beso de dimensiones astronómicas pudo verse desde las yungas jujeñas. Y precisamente allí, en San Francisco, lo fotografió Ítalo Figueroa, que nos permite verlo en las dos fotos que acompañan este artículo. Abajo, Marte es apenas un puntito por debajo de una gigantesca Luna. Sin embargo, es una ilusión provocada por las distancias astronómicas: Marte tiene prácticamente el doble del tamaño de la Luna.


El «beso» de una pareja despareja: Marte aparece como un punto luminoso por debajo de una gigantesca Luna. Sin embargo, es toda una ilusión.

El Rinconcito de Ítalo

Ítalo Figueroa es un personaje que destila bondad. Siente un gran respeto por la naturaleza, la Pachamama, de la cual puede decirse que es un defensor o un guardían. Sus fotos de aves, de paisajes, de flores, de entornos naturales bellísimos así lo certifican. Es ex combatiente de Malvinas y tiene un gran amor por el suelo que lo vio nacer y crecer: la Patria.

Conocedor de las costumbres y respetuoso de las tradiciones, amante de la comida sana y natural, como un plato de mote, o tomar mate con la pava al fuego de leña, o unas naranjas a las brasas para los resfríos, entre tantas otras cosas de la sabiduría que transmitieron los abuelos. Disfruta del canto de los pájaros, conoce sus costumbres, es capaz de pasarse un buen tiempo esperando o siguiendo a un ejemplar en especial con la intención de tomarle una buena fotografía, porque es conciente de que no hay que matar por matar.

Pero por sobre todo, es un amigo entrañable, un hermano del alma para mí. Y un poco por lo que vine diciendo y otro poco por muchas otras cosas que me faltan decir pero que iré diciendo en otros artículos, se me ocurrió llamar a esta sección «El Rinconcito de Ítalo». De a poco iremos mostrando, contando cosas que enriquecen, y mucho. Sabiduría, respeto y sentimiento son tres palabras que apenas alcanzan a intentar describir de qué va, hacia dónde apunta lo que iremos compartiendo en este rinconcito con corazón.

Por hoy, arrancamos más que bien, con las fotos de este fenómeno astronómico, el «beso» entre la Luna y Marte. Y la yapa: esta hermosa foto de una pava al fuego, con el agua casi lista para unos mates mañaneros.

Por Pablo Harvey, para NOTIRUYA.


El agua ya casi lista para el mate, en la pava al fuego.



Para disfrutar también:

2 comentarios sobre «El beso de la Luna con Marte visto desde El Rinconcito de Ítalo, en las yungas jujeñas»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: