CONFLICTO EN IRUYA – PASADA O PAYASADA?

IRUYA, Salta, Argentina.- A raíz de la noticia publicada por NOTIRUYA en la que se mostraba cómo Bernabé Montellanos había colocado un alambrado que impedía el paso hacia «La Cruz», el jueves 12 del corriente se realizó en el lugar una pequeña asamblea en la que participaron Aldo Montellanos, presidente de la Finca El Potrero, Santos Cruz, secretario de gobierno de la Municipalidad de Iruya, Antonella Poclava, secretaria de turismo, Bernabé Montellanos, delegado de la Finca, y los agentes policiales Fabián Sánchez y Daniel Díaz. Montellanos alega que él actuó por mandato de la Finca El Potrero, mandato surgido luego de una asamblea realizada hace meses, y que el alambrado tenía la intención de evitar que las personas adjucatarias de ocho viviendas pudieran tomar posesión de las mismas.

Las pocas personas presentes el jueves 12 (hace una semana), quisieron dejar bien parado a Montellanos; se firmó un acta en el libro de la Municipalidad de Iruya, la cual decía que se dejaba constancia de que «había pasada» hacia «La Cruz». Y la secretaria de turismo Antonella Poclava envió un audio por whatsapp en el que quiso hacer creer que tal pasada existía, a pesar de que muchas personas ya habían comprobado por sí mismas que el espacio para pasar era poco menos que ridículo, además de muy riesgoso. A continuación se corrió el poste del alambrado en alrededor de un metro, ampliando la casi inexistente y riesgosa «pasada».

Hay varias cuestiones que surgen, para analizar. La primera, que puede verse en el video, es que hay varias piedras que fueron corridas previamente a firmarse el acta, acción engañosa para aparentar que la «pasada» existía. La segunda cuestión, que también se puede ver en el video, es la preocupación de Bernabé Montellanos por dejar sentado que esa supuesta pasada existía. Puede decirse que quiso «limpiar» su proceder. Sin embargo, en un momento dijo que si hubiera podido habría puesto el poste más cerca del borde aún, pero se lo impidieron las plantas que allí habían. Otra cuestión que cabe preguntarse es: si había pasada, para qué se corrió el alambrado cerca de un metro, con la excusa de que se ampliaba la pasada? Y si la intención había sido dejar paso, por qué no se indicó a través de un letrero que en efecto se podía pasar? Por todo esto, la noticia ha sido titulada «Pasada o Payasada». Los presentes parecían obcecados en afirmar algo que a todas luces era falso.

Pero hay más: Aldo Montellanos, y también el propio secretario de gobierno Santos Cruz y la secretaria de turismo Antonella Poclava participaron de esa puesta en escena, lo cual pone de manifiesto que, o bien querían dejar bien parado a Montellanos (aún a riesgo de poder tener complicaciones legales) o tienen un desconocimiento muy llamativo de las leyes. Cualquiera de las dos posibilidades los dejaría muy mal parados ante una investigación ordenada por un juez.

Por último, algo en lo que al parecer ninguno pensó es que, más allá de la farsa armada para querer imponer una mentira como verdad, el verdadero problema es que el hecho de que Bernabé Montellanos pusiera ese alambrado en un camino vecinal constituye un delito (aún con un supuesto mandato de la asamblea de la Finca El Potrero). Solamente un juez puede decidir la instalación de un alambrado; ninguna autoridad de una Finca comunitaria puede tomarse tal atribución.

Bernabé Montellanos cometió un delito, amparándose en un mandato que le confirió una asamblea de una asociación civil. Y dos integrantes de la Municipalidad, al firmar el acta son cómplices. Y si es verdad que Montellanos actuó por mandato de una asamblea realizada hace meses en la Finca El Potrero, también podrían quedar involucradas todas aquellas personas y autoridades de la Finca que hayan firmado el acta de la asamblea mencionada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: