BERNABÉ MONTELLANOS – IMPUNIDAD Y SOBERBIA

IRUYA, Salta, Argentina.- Se levanta un pueblo, cae un muro. En este video filmado el 14/12/19, una semana atrás, puede verse cómo Bernabé Montellanos, con total impunidad, defiende su acto ilícito de colocar un alambrado en el camino que conduce a «La Cruz». En otra puesta en escena, mostrando toda su soberbia, toma por tontos a todos los vecinos de Iruya que se le han puesto en contra y declarado «persona no grata» en el pueblo. Les dice que averigüen bien, que «esto está en litigio». Olvida (¿olvida?) que comete un delito; que nadie puede colocar ningún alambrado, por más mandato que tenga de una asociación civil como lo es la Finca El Potrero. Sólo puede hacerlo un juez, una vez se haya expedido.

Montellanos, por interés personal, ha puesto con esta y otras acciones a iruyanos contra iruyanos, amparándose en los supuestos derechos de los pueblos originarios y la defensa del territorio. Ante quiénes defiende el territorio? Quiénes serían los supuestos invasores? Sus propios hermanos iruyanos! Una paradoja que sólo puede comprenderse cabalmente cuando se conoce el hecho de que dentro de la zona alambrada hay un terreno del que dice ser dueño. Entonces, cabe preguntarse: defensa del territorio o defensa de la tajada para su bolsillo? Según cuentan los vecinos, también fue él quien le cortó el suministro de agua a las viviendas, para impedir que fueran usadas por quien él no está de acuerdo que las usen. También según testigos, cometió otros ilícitos, como impedir que se construyeran las cloacas y cortar la luz en la calle de acceso a las viviendas.

Quién es Bernabé Montellanos para actuar con tal impunidad? Se ríe de la ley; sólo la invoca cuando cree que la puede usar para sus propios fines. Habla del consentimiento previo, del derecho de los pueblos originarios a ser informados y consultados; sin embargo ese día allí había mucha gente de la mismísima Finca El Potrero que no habían sido jamás consultados. ¿Entonces? ¿No son también integrantes de los pueblos originarios, o sólo lo son quienes son funcionales a los fines de Bernabé Montellanos?

Pero esta vez el pueblo de Iruya, que siempre calla, se rebeló y le dijo basta. ¿Habrá llegado la hora de que verdaderamente Montellanos tenga que dar cuenta de sus actos ilegales ante la justicia que hasta ahora esquivó? ¿Se decidirá el pueblo a demandar penalmente tanto atropello? ¿Cómo continuará esta historia de iruyanos contra iruyanos? (Video: Pablo Harvey).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: