Atardece en Iruya, la magia de una visión

IRUYA, Salta, Argentina, 08/10/20.- Atardece en Iruya; el ocaso llega, el día se despide. Cielo, luz, montañas y nubes emprenden un delicado juego en el que cada cual tiene su rol definido. Un juego de luces y colores, espléndido, fascinante. Es la preparación para la llegada inminente de la noche, que desde arriba irá cubriendo a la luz que se retira.

Es un momento muy especial del día, en que se dan acontecimientos únicos. Si no observaste antes un atardecer en las montañas, podrás hacerlo en Iruya. Y encontrarás que es algo difícil de describir con palabras acertadas.

Para el observador avezado se despliega la magia a través de una visión reveladora. Las nubes bajas, al centro de la fotografía, forman en unión con la luz ondas sonoras pulsantes que se despliegan ascendiendo desde el corazón de la montaña. Al llegar a una altura suficiente se van dispersando; es el sonido de la tierra profunda, de la Pachamama. Esta misma, se ve hacia la izquierda, con el vientre abultado simbolizando la fecundidad. De ella surge la vida plasmada en vegetación que saluda a la luz que emite Tata Inti, el sol. Y a la derecha, observando todo en silencio, la montaña es el rostro del hombre que en esta mágica visión representa la especie humana.

Fuego (luz), aire (cielo), agua (nubes), tierra (montañas); están los cuatro elementos presentes en esta visión mágica.

Si atardece en Iruya, no lo dejes pasar

Entonces, reservate un pequeño tiempo para observar. En silencio y con los sentidos en alerta, dispuestos a recibir. La montaña, poco a poco, tomará ese color oscuro. El cielo se irá oscureciendo también, y si hay algunas nubes, la luz del sol, en su retirada, jugará con ellas tiñéndolas de fantásticos colores.

Aunque puede que tengas una visión diferente, que dependerá del clima, de la época del año, de la percepción personal y de la disposición en esos momentos.

2 comentarios sobre «Atardece en Iruya, la magia de una visión»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: