Anoche me dormí…


Por María Inés
López Barros

Anoche me dormí
y las mariposas
se fueron de mi panza.

Vos tenías la llave
para liberarlas
y era de plástico.

Adentro tuyo
no había mariposas,
estaba oscuro y húmedo.

Y sin querer, lo juro,
cuando me colé por ahí
tropecé con la caja de tus dolores.

Tu defensa
fue el ataque
más oscuro, frío, distante.

Y mi fábrica de estrellas,
de mariposas y canciones
se detuvo.

Porque entendió
que vos no podías ver mis mandalas
porque no tenés mis ojos.

Y percibís  el amor
como un deporte
a lo don juan de lo efímero

y no ves ni hablás el idioma
de los que miramos la luna
y somos felices con la felicidad de los niños.

Somos especies humanas diferentes;
están los que encienden
y los que apagan.

Yo encendí adentro mío
el camino,
vos lo apagaste.



Las fotografías son de María Inés López Barros.



Otras publicaciones de la autora:

Un comentario sobre «Anoche me dormí…»

  1. No hay un lenguaje universal para hablar de amor, o sentimientos. Todas las personas sentimos, lo expresamos de maneras distintas… Pero buen artículo, sentido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: